Logo El Nacional Venezuela

DESTACADO

VENEZUELA

MUNDO

ECONOMÍA

DEPORTES

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

ENTRETENIMIENTO

OPINIÓN

ESTILO DE VIDA

James Hewitt, el examante de Lady Di al que en el pasado señalaron como padre de Harry

Por GDA | El País | Uruguay14 de Junio 2022
Un musical sobre la princesa Diana debutará en Broadway en 2020

En una famosa entrevista con la BBC en 1995,  Lady Di admitió que había tenido un amor clandestino con su profesor de equitación, el oficial de Caballería del Ejército británico James Hewitt.

Pero este romance extramarital de la esposa del príncipe Carlos -que duró unos cinco años- tuvo, desde que se supo, un componente extra: la prensa del corazón y los rumores populares señalaron que el amante de Diana Spencer podría ser el verdadero padre del príncipe Harry.

Publicidad

Es sabido que el matrimonio de Lady Di y el príncipe Carlos de Inglaterra nunca fue una relación feliz. Mientras que el príncipe de Gales mantenía un romance con quien hoy es su legítima esposa, Diana se abandonaba también en otros brazos. En 1985 tuvo una historia con uno de sus guardaespaldas, Barry Mannakee. A quien echaron del servicio de protección. Y un año más tarde comenzaría su relación con Hewitt.

Alguien importante para la princesa

Durante unos cinco años, entre 1986 y 1991, el jinete del Ejército británico, y también polista, y la princesa de Gales mantuvieron una relación clandestina. Esta se inició cuando él comenzó a dar a la princesa clases de equitación. Andrew Norton, biógrafo de la princesa aseguró que Hewitt “fue muy importante para ella”. “De no casarse con el príncipe Carlos, tal vez hubiese sido su esposo”, añadió el especialista en Diana Spencer.

Publicidad

Norton reveló también que Diana de Gales se escapaba de Windsor y de su matrimonio infeliz para ver a su amante y que utilizaba el nombre de “Julia” para ocultar su verdadera identidad y para jugar a ser otra persona. Y que se encontraban de modo clandestino en una propiedad de la madre del jinete en el condado de Devon.

El romance entre ambos culminó cuando él fue destinado a Irak, durante la guerra del Golfo, en 1991, según el periódico británico Mirror. Se separaron definitivamente cuando su romance se dio a conocer en 1992. La vida matrimonial de la princesa también terminó ese año, cuando Carlos y Diana se separaron. Aunque el divorcio llegó cuatro años después.

¿El padre del príncipe Harry?

Pero la relación entre la princesa y su profesor de equitación no quedó solo en esa historia de amor, sino que dejó una secuela que, desde un rumor malicioso, se convirtió en un secreto a voces en el Reino Unido. Esto era la información que decía que Hewitt podría ser el padre biológico del príncipe Harry.

Las razones de esta posible paternidad se daban en el hecho de la relación clandestina que ambos habían mantenido y también en cierto parecido físico entre el amante de la princesa de Gales y el menor de los hijos de Diana y Carlos. Especialmente, la malicia del rumor se instaló por el color de pelo de Hewit y Harry, ambos inexcusablemente pelirrojos.

Publicidad

El propio oficial de caballería negó en varios medios británicos estos señalamientos de la paternidad del príncipe Harry. Y para ello dio un argumento contundente. Si bien Hewitt es el primero en admitir cierta semejanza en la apariencia entre él y el menor de los hijos de Diana, también aseveró enfáticamente: “No hay posibilidad alguna de que yo sea su padre. Puedo asegurar absolutamente que no lo soy”.

En una entrevista de 2002 que reproduce Daily Mail, el exprofesor de equitación de Lady Di, añadió: “Puedo entender el interés de todos, pero Harry ya estaba caminando cuando comenzó mi relación con Diana”. En efecto, el flechazo entre Hewitt y Spencer se produjo en 1986, mientras que el duque de Sussex nació dos años antes, el 15 de septiembre de 1984.

“Es cierto que su cabello rojo es similar al mío y la gente dice que nos parecemos, aunque yo nunca he fomentado estas comparaciones. Es cierto que estuve mucho tiempo con Diana pero debo decir de una vez por todas que no soy el padre de Harry”, insistió entonces el oficial de caballería, que hoy tiene 63 años. Y remató: “Cuando conocí a Diana, Harry era un niño pequeño”.

El presente de James Hewitt: un pésimo jardinero

Quienes estudian la vida de Diana, en tanto, aseguran que a la princesa le molestaba mucho que circularan esos rumores sobre la paternidad de Hewitt. La misma princesa admitió, sin embargo, que había tenido con el jinete “algo más que una amistad” y que incluso lo había amado.

Publicidad

James Hewitt no tuvo un comportamiento honroso con la memoria de su examante. Los medios británicos señalaban que él se jactaba de haber tenido esa relación con la princesa de Gales. Además, en 1995, el exjinete publicó el libro Nuestro amor prohibido, sobre su historia con la mamá de Harry. Un hecho por el que Diana se sintió absolutamente traicionada.

No conforme con eso, 20 años más tarde Hewitt también vendió, para hacerse de algunas libras, 64 cartas de amor que ella le había escrito y en las que se notaba, entre otras cosas, la desazón de la princesa ante el hecho de que él ya no se encontraba con ella. “Te has marchado y todo resulta tan vacío…”, decía una de las misivas.

Finalmente, y luego de vivir muchos años en España, en 2021 el medio Daily Mail informó que quien fuera el amante de una de las mujeres más populares de Gran Bretaña estaba trabajando como jardinero y vivía en un departamento en Exeter con su madre, Shirley, de 92 años. Y de acuerdo con los testimonios de sus vecinos, el exjinete de la caballería británica sería “un pésimo jardinero”.

*El Grupo de Diarios América (GDA), al cual pertenece El Nacional, es una red de medios líderes fundada en 1991, que promueve los valores democráticos, la prensa independiente y la libertad de expresión en América Latina a través del periodismo de calidad para nuestras audiencias.

Publicidad
© EL NACIONAL WEB - CARACAS-VENEZUELA 2014 © C.A. IBERONEWS LIMITED. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS RIF J-402838298.PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE DIARIO SIN LA AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LOS EDITORES